viernes, 21 de abril de 2017

Fin de un ciclo: No volver a disertar sobre pajareo....

Vuelvo a donde empecé, pero sabiendo todo lo que he aprendido durante todos los años de relación con el mundillo, a intentar recuperar aquello por lo que empecé. Así que habré de llevarlo a la practica, me siento libre por fin de hacer lo que quiera, cuando quiera y como quiera, de disfrutar de mis aves mas que nunca. Y en ello estoy....

Recordando la ilusión que me hicieron mis primeros Agapornis:


miércoles, 8 de marzo de 2017

Disertar sobre pajareo III

Me estoy hartando, es el resumen básico de mi situación actual, lo que motiva tener que centrar mis ideas en mi blog, ya que por desgracia (ahora lo pienso) cuando empecé esto de aviale decidí airear mi actividad pajaril, pues ahora apechugaré con ello y centraré nuevamente mis ideas por escrito.

No puedo resumirlo de otra forma; se que no tengo mucha empatía hacia las personas que ven la avicultura -en este caso, por los años que llevo ya, la Aga-cultura- de otra forma distinta a como yo, a estas alturas de mi vida, la entiendo; soy consciente, lo asumo y no me arrepiento lo mas mínimo, ya que yo podré pecar de lo que quieran decir de mi, pero lo que si tengo claro es que toda actividad que no sea pensar en el bienestar de los animales, se llame como se llame (o como se quiera llamar) no son actividades que a mi me interesen, ya que en definitiva, como todas las actividades humanas, los intereses (muchos legítimos, que no lo niego) personales, subyacentes en las mismas u obvios porque es lo único que vemos en las redes sociales, ni los necesito ni me interesan lo mas mínimo. 

Sinceramente cada día me creo a mi mismo mas radical y desinteresado por la cautividad, creo que estoy perdiendo un tiempo maravilloso para disfrutar de lo que mas me gusta de verdad, mi bicicleta y mis prismáticos, disfrutar de las aves de verdad...

Pero modelos de tenencia como el de mis Agapornis canus me hacen seguir adelante, así que he decidido mantener solo animales que puedan vivir como (mínimo) lo hace mi pareja de canus, en un ambiente que pueda de verdad conservar la esencia natural de unos animales que han nacido en cautividad, que liberarlos seria condenarlos a una muerte segura y que regalarlos o venderlos puede suponer casi seguro un empeoramiento de sus condiciones actuales; Creo que ha llegado el momento de pensar en otras especies también.


Ojala pudiera disponer de un gran ambiente en el que conservar mi especie predilecta, los Agapornis nigrigenis, ya que es la especie que pase lo que pase no quiero que desaparezca de mi vida, así que también tomé la decisión de mantener lo que tengo, ya que realmente son pocos ejemplares los que conservo, pero que junto a los que tienen las personas que a día de hoy siguen el proyecto ADJ, mas las que conozco de otros proyectos y algunos zoológicos, sin dedicarme a la cría intensiva que practica casi todo el mundo, sino siguiendo criterios conservacionistas, me garantizan que tendré especímenes hasta que me muera y que los tendré bien cuidados. Quizás los A.lilianae me sobren y quizás también los A.fischeri, sin embargo no me desprenderé de ellos hasta que evolucione un poco mas ADJ, ya que estamos en un punto muy interesante y depende de mas personas que pueda convertirse en un autentico programa de conservación, sin mas expectativas que particulares, de aficionados, pero que a día de hoy ya supone un modelo de tenencia ejemplar en muchos aspectos y es la última esperanza que me queda de seguir en el mundillo de los Agapornis.

Así que puedo resumir que lo que me harta, lo que me aburre soberanamente es el mercadeo, la cría intensiva, el ver animales encerrados en jaulas que no les dejan volar ni hacer nada mas que comer y criar, la búsqueda de mutaciones y transmutaciones (especialmente esto último), las aberraciones de animales que vemos por Facebook y casi todo lo relacionado con la avicultura deportiva (concursos, etc..); así que no es falta de empatía ni de respeto, sino el tener las cosas claras, sobre lo que a mi realmente me gusta y lo que no, que como dicen los Martires "Me gustan los toros, pero no los animales" y a mi, lo que de verdad me gusta son los animales; pero no me gusta verlos de cualquier forma, sino tal y como la naturaleza los ha moldeado y en un ambiente que, pese a ser también cautividad, les permiten desarrollar conductas naturales y no les provocan el estrés que hacen las jaulas y el manejo excesivo al que se les somete en otros modelos de tenencia; así que si los mantengo cautivos es por no romper con algo que he vivido desde que nací, porque siempre voy a necesitar tener algún animal en mi vida...

Lo que realmente no necesito son otras cuestiones ni a muchísimas personas.... así que el proceso de desintoxicación debe seguir adelante, ya que cada día tengo mas claro que en toda actividad lo importante nunca es la cantidad sino la calidad, que es lo que te hace mejorar (ademas de los golpes, la experiencia)...

miércoles, 8 de febrero de 2017