martes, 15 de mayo de 2012

Visita a "Loro Parque"



Por fin... que mejor comienzo para esta entrada. por fin visité Loro Parque.

Unos días de relax en la maravillosa Tenerife, a la cual pienso volver, por si me quedó algún rinconcito que conocer, y una visita no planificada, ya que no entraba en la agenda precisamente entrar en el. La visita se debía a mi 17º aniversario con Ana, 8º de matrimonio, asi que si fuimos fue nuevamente gracias a Ella. Por que no puedes visitar Tenerife y no entrar en "Loro Parque", ya que además es imposible que no te enteres de su existencia, en cada papelera de la isla aparece algo relacionado con tan impresionante negocio.

Y como creo que nada puedo contar de "Loro Parque" que no se conozca yá, mejor procedo a resumirlo todo con algunas fotografías, entre las cuales se incluyen las correspondientes a las fichas de cada una de las especies de Agapornis que pueden verse en el parque, mi triunfal actuación en el "Loro Show" con una pareja de Keas y un Guacamayo, algunas tomas del impresionante "katandra treetops" y una típica estampa de la isla.




                

 


domingo, 6 de mayo de 2012

Continuamos



No podía terminar la temporada de cría sin publicar una nueva entrada en el blog. Lo que pasa es que ahora tengo otro blog a medias con mi amigo Ignacio, sobre otra afición que ha resurgido en el último año y que me ha devuelto a mi adolescencia, la BTT: http://endurobttmardeolivos.blogspot.com.es/ 


Desde que prejubilé a mi antigua bicicleta, Ponderosa, una Conor MTB 3, allá por 1999, cuando mi vida en Granada no me permitía hacer uso de ella, y gracias a Ana que para su misiva a los RR.MM del año pasado me agraciaron con mi actual burra, GIANT, pasaron 10 años en los que me habitué a practicar exclusivamente avicultura deportiva y "Pro evolution soccer" en sus distintas versiones para MasterSystem II, Plystation I y II y Xbox. Ahora me congratula enormemente poder disfrutar de mis salidas domingueras y contemplación del entorno en el que vivo, cimientos de grandes proyectos a golpe de pedal. Y ello compaginado con el descubrimiento de la avicultura puramente ancestral, la distinción de gran cantidad de especies aladas que pueblan el "Mar de Olivos".

 Los Agapornis: "Continuamos" es el titulo mas sugerente que me ha pasado por la cabeza cuando me ha dado el impulso de publicar esta entrada. La cosa sigue igual, la evolución es lenta, apenas he introducido cambios en el sistema, al revés, me he frenado en muchos aspectos. Mi colección de Agapornis y los proyectos en los que participo referente a ellos se han asentado y continuo con mis ideas, pero quizás la comunicación con los compañeros si haya mermado en volumen, pero no en intensidad, vamos avanzando en todo, lo único que siento es no poder estar mas en contacto con todo el mundo por falta de tiempo, pero hay estamos siempre, para lo que sea.

Y ahora viene la reflexión sobre la nota negativa, el fin de temporada, un autentico desastre en la cría. Si la cría de las parejas consolidadas de A. roseicollis, A. fischeri y A. nigrigenis mutados entre Octubre de 2011 y Enero de 2012 se puede considerar de un éxito, los Agapornis del Proyecto "Anillos del Jaral" y las parejas de A. nigrigenis mutados nuevas han tenido unos resultados de cría desastrosos. No se si ha podido influir el extraño invierno primaveral que hemos pasado y la primavera invernal que estamos pasando, o que realmente al ser todos jóvenes, noveles, no hayan sabido sacara adelante las nidadas, pero el caso es que la fecundidad ha sido muy alta, pero no han nacido casi pollos, los pocos que han salido del huevo han sobrevivido y ahora se encuentran en las voladeras con los de la primera hornada.

El caso es que no me preocupa, sino todo lo contrario, realmente prefiero que haya terminado así la temporada, me estresa bastante el periodo de cría, mas que a las hembras de mis Agapornis, y verme con tanto pájaro me quita el sueño, el dinero y el tiempo, estoy deseando poder empezar con pájaros mas grandes, que no se reproduzcan tanto, reducir el número de picos; creo que mi evolución es lenta, pero sin pausa. El caso es que ni la bici ni ninguna otra aficción le restan un ápice de satisfacción al cuidado de mis animales, por eso, continuamos.