martes, 21 de junio de 2016

Verano 2016

.... quisiera emprender 
la aventura que no me haga volver 
dejar de una vez
lo que yo mismo no puedo entender.

Por una vez 
lo que siempre soñé hacer, 
prometerme 
construir una senda....


miércoles, 27 de abril de 2016

martes, 22 de diciembre de 2015

Invierno 2015

POR FIN:

Desde el año 2009 que alguien al que aprecio mucho me aconsejó no dedicar mi tiempo a aves mutadas y de concursos -pues me conoce perfectamente y sabe que nunca ha sido lo que mas me ha llamado la atención-, llevo pensando cuando llegaría el día de dar el paso, y por fin el pasado 17 de Diciembre de 2015 salieron de mi aviario los 3 últimos ejemplares con mutaciones, 3 Agapornis fischery misty (2 SF y 1 DF).


Siento que con este paso me esté separando de la afición que compartía con algunas personas, como ya he expresado en otras entradas anteriores, pero mi camino no va por el de la cría como objetivo, ni el de los concursos, ni la venta, ni por otro mas que el de disfrutar de unas aves que mi deseo es que nunca desaparezcan de mi vida.



Pero creo que ahora mismo, en este solsticio de capricornio, he culminado el objetivo de 2015, soltar lastre para reducir mi colección a 36 aves, que ya de por si dan una gran cantidad de trabajo; El caso es que ahora cuento con instalaciones de sobra para afrontar mi siguiente reto, estabilizar las poblaciones (incluso prescindir de alguna especie), terminar de construir mi aviario exterior y reformar las instalaciones internas que han quedado mas obsoletas... casi ná.



Para terminar, simplemente comentar que este inexistente otoño que hemos pasado ha dado lugar a que mis A.canus y A.taranta se decidan a criar (los únicos que no están en colonias, pues solo tengo una pareja de cada), por lo que si todo va bien este invierno puedo tener crías de ambas especies... veremos....


Realmente esto es un no parar, pero como entona la canción: hay que reducir al mínimo... para disfrutar al MÁXIMO......



sábado, 10 de octubre de 2015

Disertar sobre pajareo II (Para siempre AECA)

Desde hace tiempo estoy reduciendo mucho mi actividad en este mundillo del "pajareo"; Bueno, realmente reduzco de aquello que no puedo mantener, por falta de tiempo, y una de las medidas que estoy tomando es reducir volumen de animales, pero solo reducir, pues no puedo desprenderme de lo principal, las aves. Si es verdad que cada día las disfruto mas donde es mas correcto hacerlo, en su entorno natural. 

Desde luego, de lo que si huyo es del pajareo de concursos y de las mutaciones; Discutía (escribíamos en tono sarcástico), con un conocido compañero de afición (Juan José Martinez), que "la mal llamada Ornitología deportiva" (entrecomillo la definición, por haberla acuñado otro gran criador y conocido, Carlos Cuenca) ni es ornitología (pues la acepción es meramente científica y nada tiene que ver con con la avicultura y menos aun con los concursos sobre fenotipo estandarizado o cante)  ni tiene un estatuto jurídico definido o por definir, ciertamente vive en la alegalidad y permisividad, por tratarse de una actividad humana aceptada y muy antigua. Pues bien, yo llevo mucho tiempo intentando alejarme de dicha actividad, simplemente por desinterés, pero si escribo ahora en mi blog sobre ello es por que, como muchas cosas en mi vida, lo sobrellevo con una mezcla de sentimientos encontrados, frustración y nostalgia... y todo ello es debido a unas siglas, AECA.

Hablaba con el gran Francisco Palacios, alias Copito, de que, tras tener un amplio conocimiento de causa sobre la actividad, fruto de hacer criar, cuidar y exponer aves en un (cuatro han sido) concurso "ornitologico" -vuelvo a decir que este acuñamiento es solo debido a la osadía de unos pocos-, por un lado siento profundamente haber tenido que hacerlo con aves anilladas por mi, pero por otro no puedo mas que sentirme orgulloso de algo que existe, en parte, por la cantidad de tiempo y ganas que emplee hace algunos años por esta afición, y eso que nunca ha sido un objetivo personal mio, particular.

No necesito reconocimientos, ni necesito airear a los cuatro vientos mis logros o aportaciones a un mundillo que sin mi seguiría siendo lo mismo, aunque quizás distinto, pero si quiero darle la puntilla a una parte de mi vida a la que este fin de semana (puente del Pilar de 2015), le estoy diciendo adiós. El año pasado en el Concurso internacional de Agapornis de AECA, en el ENCUENTRO AECA, se me reconoció en parte esta labor a la que he hecho referencia:


Este año 2015 el VI Encuentro AECA (O Concurso, según lo mires) se celebra nuevamente en Extremadura:


Pero por primera vez en la historia de AECA, un servidor no va a comparecer. Y como decia, si escribo estas parrafadas es por que en el fondo de mi ser anhelo estar ahi, compartir esos momentos con la gente a la que aprecio y con la que he pasado muy buenos momentos, muchos de los que salen en esta foto del año pasado:


Pero no puede ser, a día de hoy quiero terminar de desprenderme de todo aquello relacionado con la "ornitologia deportiva", concursos, aves mutadas, jaulas de reducidas dimensiones y mercadeo de aves. Es algo muchas veces inevitable, el vender y mandar aves por mensajero (todos tenemos que desprendernos de excedentes o la actividad es imposible de mantener). Tengo mis razones y también una serie de inconvenientes que provocan mi incompatibilidad con asistir a Almendralejo. Pero desde hace unos dias, con todo el movimiento en torno al evento, tanto en redes sociales como a través de mis amigos "pajarracos", no he podido mas que sentir esa nostalgia a la que hago referencia....

Y aquí es donde tengo que pararme para poder hacer algo de reflexión, de análisis y, porque no, de reivindicación; Y es que siento enormemente haberme alejado tanto del núcleo central de la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE CRIADORES DE AGAPORNIS (A.E.C.A.) , pero por un solo motivo, por la gente. Si salí en su día fue por salud, mental principalmente, porque los "trabajos" por amor al arte no podrán pagarse nunca lo suficiente, no hay evento ni reconocimiento que haga olvidar los malos ratos pasados; Y ser Secretario fundador durante dos años y luego vocal -durante otros dos- de esta asociación, me costó sudor, lagrimas y muchos encontronazos. Y lo peor son los encontronazos con gente a la que aprecias.

Pero no puedo despedirme de esta fase de mi vida sin reivindicar que gracias en gran parte a un servidor existe esta Asociación, porque sus estatutos, normas de régimen interno, el acuñamiento de su nombre y siglas (AECA), su Logo y diseño gráfico inicial, y muchas cosas más, se deben a las horas sin dormir y trabajo realizado por el menda, por ALEJANDRO MOLA, pues no solo inventé el nombre de la propia entidad -sometido siempre a la votación de todos los que lo iniciamos-, le di forma y lo diseñé en su forma pública, creé un sistema democrático y participativo gracias a su foro administrativo interno, establecí un modelo y forma de celebrar las Juntas, asambleas y toma de decisiones, y lo puse en movimiento prácticamente todo.

Nunca me ha gustado "fardar" de nada, y como siempre decíamos Ángel -el primer Presidente de AECA- y un servidor, AECA SOMOS TODOS; pero ahora me toca sacar pecho de esta parte de mi vida que ha ocupado muchos años y de la que me siento totalmente orgulloso, pese a que finalmente me esté alejando de ella.

Soy y seré el socio núm. 3 de AECA, socio fundador, y sé que hubiese podido ser el núm. 1, pero desde el principio me empeñe en ser el Secretario, no el Presidente, pues ese era el papel que me correspondía, por todo lo que he dicho me tocó trabajar por la entidad. Y el número es solo algo anecdótico, realmente Ángel fue el primero en proponerme la idea de crear una Asociación de criadores de Agapornis y David el segundo, y ambos aceptaron la representación de AECA desde el primer momento, si a mí me propusieron la idea fue porque sabían de mi conocimiento sobre el mundo asociativo (no así sobre el asociacionismo ornitológico deportivo, que es harina de otro costal), y además ellos propusieron también la idea a los demás de abordo, a prácticamente todos.


Pero AECA estuvo un año en el dique seco, y si Ángel y David se ilusionaron rápidamente con la idea y la pusimos en marcha fue porque ellos realizaron un trabajo también muy importante al inicio de AECA, la puesta en marcha del FORO ADMINISTRATIVO, la herramienta gracias a la cual la asociación pudo contar desde el primer momento con la voz y el voto de gente de toda España (y hoy en día de muchas nacionalidades). Como he dicho, la idea fue mía, pero ellos la pusieron en marcha. Y gracias a ello AECA nunca ha dejado de crecer, y le deseo toda la suerte del mundo para que siempre lo siga haciendo.



Y aquí es donde quiero alardear de la Asociación, porque gracias a este planteamiento creo que se cumple con la máxima antes dicha, AECA SON TODOS SUS SOCIOS, de verdad, sin dobleces, con sus defectos como cualquier sistema, pero abierto y participativo, si bien, humano. Como humanos somos todos sus socios, los comienzos fueron difíciles, a ciegas, con más ilusión que conocimiento; y si bien desde el principio contamos con mucha gente para iniciar los trámites (gente entre las que quiero destacar a un gran Señor, Pere Carbonell), recuerdo que el foro inicial funcionó durante casi un año sin apenas actividad, con todo preparado pero sin dar el paso, era normal que la idea rondara solo en los que propusimos a los demás la idea, pero la verdad es que la chispa no se encendía (creo que no era la primera Asociación que se intentaba poner en marcha en España). Y algo la prendió, repentinamente, un foro público llamado ACE hizo que termináramos de fraguar la asociación. Recuerdo el día que me llamó Ángel contándome que el foro llevaba algunos días funcionando y que parecía como una asociación -si bien entonces no lo era-, y también de hablar de David, que había participado en la creación de dicho foro, así como con Paco, el ideólogo del mismo, tras ponerme en contacto David con él, para que participara también en la creación de una Asociación Española. El caso es que a las pocas semanas, lo que parecía estar estancado, a falta solo de presentar documentos, se puso en marcha, se firmaron los estatutos, el acta fundacional y AECA empezó a existir "públicamente" como la primera Asociación Española de Criadores de Agapornis. y eso, pase lo que pase en el futuro, será un hecho innegable -le duela también a quien le duela-.

Creo que en esos momentos empezó la fase de mi vida a la que ahora digo adiós, por la que escribo esta entrada y la que estoy ilustrando con fotografías. por eso quiero que el fin de esta fase termine con lo más importante, el recuerdo de tantas y tantas personas que he podido conocer gracias a AECA. Y, ojo, que seguiré conociendo por qué no pienso abandonar nunca el barco, solo disfrutarlo para lo que realmente se planteó, eso sí, prescindiendo (por ahora, nunca puedes decir de este agua no beberé) de los concursos.

Y son muchas las personas de las que tendría que acordarme y mencionar en la corta vida de AECA (realmente son solo 7, casi 8, años de vida), pero esta entrada es, como he dicho antes, reivindicativa de ese momento, de esa chispa, que es realmente lo que me hace tener buenos recuerdos (no de todo lo que vino detrás y a lo que me enfrenté a ciegas, en lo que caí, por puro desconocimiento), así que tengo que hacer una lista muy concreta, porque realmente la chispa se encendió por la simple voluntad de unos pocos que, firmaran o no el acta fundacional de AECA, son los que empujaron "pa lante" a la maquinaria. Quizás en el futuro podría seguir escribiendo sobre mas personas y momentos, logros de esta asociación a lo largo de esta corta historia, aunque ello suponga algún spoiler y enfrentamiento con alguna otra entidad o personas -porque AECA tiene muchos enemigos envidiosos que han querido destruirla y seguirán queriendo competir con su modelo-, el caso es que AECA fue fundada por Ángel, David, Alfonso, Zeta, Juanma, Víctor, Pololo y un servidor, eso sí, en el papel (acta fundacional), pero siendo honestos hubo gente que nunca quiso aparecer en los papeles y a los que también hay que agradecer su aportación para cuestiones sumamente importantes de sus inicios, personas como el ya mencionado Pere o Javi García, quienes entre otras cosas organizaron los dos primeros concursos (y el primer Encuentro) de AECA, sin los que no podría haberse llegado a dos hitos muy importantes de la historia de esta afición en España, el hermanamiento con la BVA y tener a escasos 7 años de la fundación el segundo mejor concurso de Agapornis de Europa (y por ende, creo, del mundo), no solo por calidad de las aves que se presentan, sino por las personas que las crían y los buenos momentos que se pasan en estas reuniones.

Este año no he "podido" ir, pero estoy seguro que en lo sucesivo podré asistir, porque solo he mencionado a las personas que empezaron esto, pero si este año se han presentado más de 1.000 Agapornis a concurso, creo que el censo de esta asociación ya va también por el socio 1.000... y conozco a tanta gente, que sinceramente me apena mucho no haber visto este año a personas como (perdón por los nombres que no mencione...): por supuesto a los fundadores ya mencionados, pero también a Paco Palacios y Javi Rengel -ambos en primer lugar-, Fernando Cabrera, Nelson, David González, Enrique "Poli", Juan Laje, Aarón, Álvaro Barragán, Fran Múgica, José Luis López, Juanma Alves, Javier Jaldón, Julio Álvarez, Luis Manuel, Antonio Jesús, Guzmán, Patxi, Samu, Pedro, José Daniel, Neus, Jose Alberto, Alvarito y su padre, Juanjo, Juanfran, Justo, Juanje, Pedro, Pablo Mesegar -estos seis últimos los responsables del concurso de Montefrio-, Salva, Juan Pardo, Alberto, Jesús Martínez, Juan Antonio, y un largo etc (por pararme en los que he podido conocer más a fondo y sin relacionar a sus esposas/os, novias/os y/o acompañantes en algunas ediciones) ..... a TODOS los que he solido tratar a lo largo de estos años, incluidos a los que ya no están por sus motivos, entre los que también tengo que destacar a Sergio Sánchez, pues también el Encuentro de Cartagena tuvo bastante que ver con lo que hoy es AECA.


Por todos ellos y por todo lo que significa AECA para mi, solo puedo terminar diciendo "pa lante", pues es la frase que siempre ha alentado a los miembros de la junta Directiva de AECA, y es lo que tengo que seguir diciéndoles a los que ahora ocupan sus puestos, porque hagan lo que hagan, bien o mal, siempre van a estar en boca de los demás, siempre van a tener problemas con gente ajena a AECA y siempre van a tener que dedicar horas de sus vidas que nada en el mundo puede pagar, menos la satisfacción de una vez al año ver a los pajarracos y disfrutar de un ENCUENTRO... Entonces, los Agapornis - y los premios -, son lo de menos.......  







......................................................